Rómpase en caso de emergencia

|
El olor a nafta
se mezcló con tu perfume 
en aquella estación de Haedo 
donde vos eras la reina, 
tu figura
me encegueció
como cuando te apunta el francotirador
con la lucecita roja, 
levanté los brazos, 
manos en la nuca 
y me entregué 
a esos ojos color café
que derritieron patagonias enteras, 
vi tus labios 
y me enredé 
como las luces del arbolito
que armábamos de chiquitos, 
tus piernas 
no eran piernas, 
eran tentáculos
recién salidos del mar, 
nos convertimos en piezas de un ajedrez
que ya nadie jugaba,
haciendo enroque
sin que nos diéramos cuenta,
jaque mate, gritaste
pateando el tablero
y no me diste revancha, 
vuelta a casa
navegando en la proa del 106, 
de Liniers a Retiro, 
rompiendo los cristales
con el martillo rojo
para escapar
de mí. 
|
Me pediste que te haga un poema
y te escribí un libro.

Si me pedís un vaso de agua,
te traigo el mar.


SALIÓ

|

Aterrizaje Forzoso

|
Aterrizaje forzoso
en los valles de tu espalda,
espíritu de supervivencia
ahí
en esa inmensidad cárnica.

Y comerte con los ojos,
y abrazarte con los labios,
y bautizarte con saliva,
y desnudarte con ropa,
los 365 días de la semana.


3:57 AM

|
Soledad brutal
tajeándote el pecho,
un mail de Groupon
tomándote el pelo
y un amigo invitándote a conectar
a una red social que no usás.

32 de enero

|
Invitar a la Muerte
a comer unos choris a la Costanera
para negociar, para chantajearla
y robarle un par de días más,
para que nos venga a llevar
recién el 32 de enero.

Si hay que morirse,
que sea a lo grande
como Pompilio
y no ahora,
a los veintipico,
con tantos discos
sin escuchar.

Todavía nos quedan
muchos tragos
por tomar, amigos
y este bar cierra
cuando a nosotros
se nos dé la gana.

Oscar,
otro old fashioned!

Plataforma 34

|
El hijo de Jerónimo
sabe tocarse la punta de la nariz con la lengua.

Ariel sabe hacer globos inmensos
con el chicle.

Tamara sabe de memoria
todas las calles de Boedo y San Cristóbal.

Luna sabe hacer el bizcochuelo más esponjoso
siguiendo la receta de su abuela.

Yo no tengo grandes habilidades,
pero sé extrañarte como nadie.

Julia González reversiona

|

Covers de los textos "Poetas malditos" y "Biri Biri" por Julia Gonzalez en su programa Rock and Text
(con hermosos temas de Nick Drake y Peligrosos Gorriones) 

Un cuchillo desafilado sigue siendo un cuchillo

|
El cielo está en celo,
los perros del vecindario aúllan
y yo -endomingado, inabrazable-
me dejo arrastrar por la corriente
de esta noche morocha y despeinada

que no sabe ni atarse los zapatos.
Trenes en mi cama,
a toda máquina
contra la bahia de mi pecho.
Pensamientos de abeja,
revoloteando en mi cabecera.

Me siento como una casa sin muebles,
soy un freelance del amor
que se cansó de los horarios de oficina. 

En cierto punto, 
todos lo somos -sí-

Busco algo que me empañe el vidrio,
que me salpique los días.
Algo que pueda tocar y sentir,
algo auténtico, como una verdad.
Quiero algo que no esté en internet.
Algo que perezca con el tiempo,
que envejezca conmigo.

Me tragué toda el agua de la zanja,
incendié los mares,
derrumbé imperios
y acá estoy de regreso,
tirándole piedras a la soledad
desde lo alto del balcón.

Un cuchillo desafilado
sigue siendo un cuchillo,
vos lo sabés bien. 

A veces hay que limar
las piezas del cubo
para que encajen.

Tutti Frutti

|

1.
OK,
soy pésimo hablando,
tartamudeo, me trabo
pero
si me das un papel,
te la clavo en el ángulo.


2.
Leído al pasar:
las bandas de antes
no eran mejores,
vos eras más joven.

3.
¿Cuánto vendió tu novela?
¿Quién te la editó?
¿Saliste en la Ñ?
¿Tenés aguante?
En las solapas de los libros
somos todos guapos.

4.
Tu mejor perfume,
una camisa linda,
Mentitas,
y un mensajito
de la chica más linda del mundo
que dice: "dnd tas?"

5.
Hubo una vez
una banda de new metal
que ensayaba en Paternal.
Se hacían llamar Pappo Roach.

Invitación

|

532 bondis

|

Me tomé 532 bondis para verte

Interurbanos, interbarriales

De larga distancia

Cama

Semi cama

Me saqué la Sube

y le cargué 100 pesos

Me fui a Retiro

Me fui a Liniers

Me tomé el Sarmiento

Me tomé el Roca

Me estudié la Guia T

Hice todas las combinaciones de subte posibles 

Salté molinetes

Recorrí vagón por vagón

Me compré estampitas y chocolates Hamlet

Me tomé el Metrobus

Me fui a Ezeiza

Te compré golosinas yankis del freeshop

Me fui a Aeroparque

Te traje chocolate de Bariloche

Te traje alfajores de Córdoba

Me tomé otros 532 bondis 

Pero así y todo

nunca te pude encontrar

del todo

No intentes darme un beso

|
La Oliveña es mi poeta preferida, aunque me diga que nunca sacó el carnet. La última vez que la vi, traía un cuaderno Gloria con unos textos que le hacían honor a la marca. Me hizo un set solista en un bar, un unplugged con covers de otros escritores, que recitaba en versión bossa nova. Concierto íntimo e interactivo, mientras me guardaba esas imágenes en el disco rígido de mi cabeza, con backup y antivirus incluidos, para que no me hackeen los recuerdos.

La charla iba más rápido que un partido de ping-pong entre Federer y Nalbandian. Viajábamos de su Olivos a Gualeguaychú, pasando por La Plata, Colegiales, Boedo y Flores, en cuestión de segundos. El menú del micro era cerveza con maní y alguna que otra papa frita. Chris Cornell cantaba para nosotros en mute. Las piezas del Tetris encajaban perfecto, batíamos récords de puntaje.

Hablamos de teléfonos pinchados -como muñecos vudú-, de la mesita de luz que construyó Fabián Casas en la habitación de tantas personas y de la biografía de Washington Cucurto que nadie escribió todavía. Recordamos recitales que nunca fuimos, el kit de Juliana periodista y el 3 a 1 de Boca-Chacarita, en el Apertura 2000, con un golazo del Tweety Carrario. Bailábamos como Hendler en Los Paranoicos, cuando un hombre nos quiso vender estampitas religiosas. No sabía que estaba frente a dos agnósticos con diagnósticos reservados.

A la salida, le declaré mi amor platónico, socrático y aristotélico. Y en la esquina alistamos los brazos para el abrazo-impacto. Cortázar se murió de amor, Nick Drake se murió de soledad; yo me moría por darle un beso. No me quiero ir a los 25 años, como Caicedo, sin haberle robado un beso blindado de su caja fuerte. Pero ella dicta toque de queda, y a mí me queda de toque. Una derrota que hubiera predicho hasta el pulpo Paul. Si el amor es un francotirador, que sea con balas de salva, por favor. Quiero escalar en su cuello y acampar ahí hasta que pase el invierno. Le quiero desvalijar el alma.

Toda la escenografía de Plaza Serrano estaba montada para nosotros. El arenero desierto, la luna rosa, los bares vacíos escupiendo extranjeros borrachos de sus interiores, y los camiones de basura que nos querían barrer hasta la vergüenza. Eran las siete de la mañana: la resaca de la resaca de la noche. Atrás nuestro pasaba el 37, la parca en pantuflas se iba a servir un vaso de leche de la heladera y el espíritu de Fabián Polosecki entrevistaba a un nene que se tapaba con cartones.

Después alguien nos robó la calle Uriarte y un taxista hizo un comentario desubicado. Volví a mi casa lamiéndome las heridas, escribiendo poesías en formato SMS y pensando qué marca de habanos fumaría Casas. Me topé con chicos de guardapolvo blanco, que iban al colegio cargando el cuaderno de comunicaciones en la mochila. El canillita me entregó el diario en la mano, se ahorró agacharse para tirarlo debajo de mi puerta. Sus cervicales oxidadas me lo agradecieron. En mi cuarto, la pila de libros del escritorio superaba a la de discos. Puse uno de Daniel Durand arriba de todo y la torre tambaleó como un Jenga.

En mi computadora ahora tengo un mail suyo, cosecha 2008, con el asunto: "Aloe Vera", una canción llamada "Justo a mí" y un archivo de Word tiritando, pidiéndome a gritos que lo rellene -como al pavo de Navidad- con algún texto cursi. Mejor que me apure a escribir algo. Tengo un título tentativo: "No intentes darme un beso". Ese puede andar, sí.

Javier da Lechiguana reversiona

|

Cover del texto "Ensenada 47" por el gran Javier da Lechiguana

Souvenir

|


Recuerdo del último ¡Qué viva la poesía!  Una noche hermosa en el bar Rodney

10 haikus mal cogidos

|

(haiku = 5 sílabas + 7 sílabas + 5 sílabas)

#1
Tu escote gris
sacándome los ojos
a castañazos.

#2
Nunca conocí
una mina como vos,
¿garchamos acá?

#3
Me voy de una
a mirar tu pasado
¿Facebook tenés?

#4
Quiero cortarte
con mi cuchillo mental
en pedacitos.

#5
Coger es comer
un Nugatón de carne.
Una deliciosa.

#6
Me iluminó
tu sonrisa guasona
toda la noche.

#7
La ropa con rouge
es una mala señal.
Hola, cornuda.

#8
Es duro pasar
el invierno a solas:
cortá en marzo.

#9
El nuevo "besos
por celular" es "llorá
por whatsapp", Mollo.

#10
Hacete torta,
poné mucha harina.
Los huevos sobran.

Nicolás Igarzábal y Marisol Parnofiello 

In paz

|

Capitalismo, progreso, desilusión:
en todos los lugares que recorría de chico
ahora hay un estacionamiento
o un Starbucks.
Hoy me levanté y habían construido uno
al lado de mi cama.
Me pedí un Frappuccino.

Mi tristeza burguesa
apoyada sobre dos caballetes
me empuja al vacío:
me corto las venas con la tarjeta Sube,
sangro pasajeros y choferes,
sangro todas las líneas de colectivos de la ciudad.

Veo el túnel y la luz blanca,
hay una cola enorme
que termina en Caloi, Estela Raval y el de Memphis La Blusera.
Pasa toda mi vida en un segundo,
como si fuese un compilado con mis mejores hits.
Mi infancia, mis viejos, los juguetes, la bici
Winter, Pumper Nik, el circuito KDT, los '90
El Bocha de Cebollitas, el mechón rubio de Maradona,
la primaria, cumpleaños, tortas y bailes,
cachete con cachete, pechito con pechito y ombligo con ombligo.
La adolescencia, primeras pajas, la Pradón, la Suller, Rompeportones.
La secundaria, la birra, el rock, los baños de Cemento.
La facultad, los apuntes de la UBA subrayados con resaltador.
Todas mis exs: la culona, la abogada,
la que me cagó, la frígida, que se quería casar y tener hijos.
Todo en un segundo.

La vida se acabó,
están pasando los créditos
en la pantalla
y en esta película
no hay secuela que me salve.

Desde acá abajo
veo todo con más claridad.
Las cosas se rompen,
se despegan,
se derriten,
revientan,
Fallan.

Los motores,
un jarrón,
el piso, la ropa.
Tu familia.
Todo.

El tiempo se come tu vida
como un Pac-Man
y vos sos siempre
uno de los fantasmitas.
Siempre.

Los problemas
van de traje a tu fiesta,
entran sin pedir permiso
y se sientan en cualquier mesa
a bardear al de al lado.

Alguien aprieta el gatillo
sobre la sien
y sale la banderita
que dice: "¡bang!"
Sólo un susto,
pensás vos.
Pero no.

El Merval cayó un 0,38%,
dice un señor de corbata
mirando a la cámara,
sentado frente a un escritorio.
Tiroteo en Quilmes,
3 goles de Messi,
choque de camiones en Panamericana.
Lo de siempre.

Apago la tele, ya es mediodía:
estoy llegando tarde a mi propio funeral.
En mi tumba tengo wi fi y Direct TV,
miro el cortejo fúnebre en vivo y en directo,
sale desde Acoyte y Rivadavia hasta la Chacarita.

Un océano
adentro de una pileta,
una pileta
adentro de un charco,
un charco
adentro de unas lágrimas
que lloran desconsoladas
por mí
en las mejillas
de un montón de gente reunida.

La rubia tarada
bronceada, aburrida
Me dice: por qué te mataste?
Y yo, por el asco que dá tu sociedad
¿Por el Ipad de hoy cuánto gastaste?

Te lo digo en tono hipster
para ser más claro:
la muerte está más sobrevalorada
que el último de Radiohead,
a mí me gustaba la muerte
antes de que se pusiera de moda,
después se vendió.

En el infierno también hay Campo Vip.
y te cobran service charge.
Y la mandíbula del Bebe Contepomi
decide quién puede entrar y quién no.

Hendrix se ahogó
Cobain se disparó
Ian Curtis se colgó
Janis Joplin se picó
Nick Drake se empastilló
Tanguito se cayó
Moura se contagió
Ricky se tiró

A mí por suerte
siempre me gustó el chamamé.

Polo Norte

|
No hay tiempo,

cojamos con la ropa puesta

que hace demasiado frío.

Con guantes.

Con bufanda.

Con imaginación.

Hagamos de cuenta

que somos esquimales

y que nuestra cama es un iglú.

O no.

Mejor una cueva de hielo

con estalactitas colgando del techo.

Tiritemos, 

larguemos humito por la boca.

Cojamos adentro de la heladera,

derritamos todas las cubeteras del mundo.

Cojamos en un frigorífico

entre reses y faenas

con Amy Winehouse de fondo.

Rompamos las cadenas de frío

que nos atan y seamos libres,

que hasta el más duro de los inviernos

se descuida alguna vez.

Aplaudimos estar vivos

|
Aeropuerto, aeroparque, aeroproblemas.
Ezeiza, monopolio de los cielos,
cementerio de valijas perdidas,
emporio de cafeína y ansiedad.

Papeleo inútil,
burocracia obscena, pornográfica.
¿Estado civil? ¿Ocupación?
¿Ciudad de residencia?
No me alcanza la tinta
para contarte toda mi vida.

Sellito por acá, sellito por allá,
bolsos desparramados, valijas plastificadas.
Nervios, insomnio y Bic Mac.
Rayos X, migraciones y embarque.
¿No puedo pasar este recipiente?
¿Por qué no?

Arranque, carreteo y despegue.
Vos te vas,
tus problemas quedan en casa.
Pilotos, azafatas y cinturones.
Mantenga el asiento
en posición vertical.
Película mala, siesta obligada
a 13.321 metros de altura.
¿Ya llegamos?
Aterrizaje y aplausos
(Aplaudimos estar vivos)

Los primeros minutos
en una ciudad nueva
son desconcertantes,
confusos
y
-sobretodo-
deliciosos.

Viñedos mendocinos

|
Tragate las palabras
una por una
como uvas
si vas a rimar
calma con alma
corazón con razón
dolor con amor
¿Para qué?
Ya lo hicieron
10 mil tipos antes
¡Hasta Calamaro!

Las rimas son ruido,
una cacofonía más,
son estornudos,
manchones de tinta,
acoples de guitarra,
bombas de estruendo,
escalofríos en la espalda.
No las uses.

Tragate las palabras,
una por una
como uvas
si vas a usar algunas feas
que hacen mal al oído
como estrógeno,
escorbuto
inefable
taciturno
forúnculo
papagayo
crustáceo
tinelli

Tragate las palabras,
una por una
como uvas
si pensás escribir te amo
te quiero, te extraño;
si vas a ponerte cursi
y babearme la alfombra.

Tragate las palabras
una por una
como uvas
y tejete una bufanda
con todas las frases hechas,
que estamos en pleno junio
y el invierno va a ser duro.

Nicolás Igarzábal

Pecado original

|
No hubo manzanas, ni serpientes.
Ahora sabemos que en realidad
esos amantes que echaron
los patovicas del Paraíso
fue un escándalo inventado
para vender más Biblias durante el verano.

Negocio redondo.

Guiado por las voces

|
Jagger
Dylan
Hendrix
Harrison
Ozzy
Plant
Joey
Mercury
Curtis
Drake
Rotten
Reed
Iggy
Strummer
Noel
Cobain
Patton
Yorke
Coyne
Vedder
y tu voz
a través del portero eléctrico
cuando te toco timbre
y te paso a buscar.

Nicolás Igarzábal
|
Fabricamos los relojes más modernos

y cada vez tenemos menos tiempo.

Vivimos frag ment a d os.

Este siglo está fuera de tono.

Fast Food televisivo.

Lágrimas en HD.

Wi fi en las venas.

512 megas de memoria

y ni un sólo recuerdo.

Mandá BOLUDO al 2020

y sentite un boludo todo el día.

"Llego en 10" le puso un impuntual a otro impuntual

y hasta el día de hoy que jamás se encontraron.

MP3, MP4, ¿Shuffle? Para azarosa e imprevisible ya está la vida.

Música enlatada como sardinas.

Todas las radios, la misma canción.

3 novelas a 500 bytes por kilo.

Si un libro no lo puedo tocar, no me sirve.

¡Enhorabuena, no tienes spam!

Pero tengo un mail de Daniel Durand

diciéndome que "la poesía ha sido dominada por el poder político

y sus punteritos poéticos,

por los caretas mercenarios del marketing

y los embolantes feibuqueros".

Que me abra, que me olvide.

No me alcanzan los 140 caracteres del Twitter

para expresar toda mi desolación.

Vivimos over capacity.

Me gusta.

Ya no me gusta.

Asistiré.

Tal vez asista.

No asistiré:

Histeriqueo puro.

Otro ladrillo en el muro de Facebook.

No sé qué sería de los fogones sin Lacuerda.net

Si ves TN Tecno no la ponés hace 6 meses.

Todavía hay gente que reenvía cadenas con Power Points

y esa gente suele ser tu mamá.

Un correo con asunto "RV: RV: RV: esto te va a interesar"

seguro que nunca te va a interesar.

Música de los 80's MEGAPOST

Charly García Discografía Completa en Mediafire.

10 comments.

Fotolog-Blog-Tumblr:

ni Darwin se hubiera imaginado esa evolución.

¿Y Cumbio? ¿Donde está Cumbio?

¿Y la de Hebraica Pilar?

¿Y el Tano Pasman?

¿Y la moto?

¿Y Candela? Adentro de una bolsa de basura.

Lo vimos todos en vivo y en directo.

¡Recalculando, recalculando!

Está usted entrando a una zona peligrosa.

Dicen que para 2013 cada celular vendrá con su propia persona,

si es que el mundo no se termina antes.

No hay que creerles a los mayas.

Si hubiesen sino tan inteligentes,

los mexicanos no nos hubieran dejado ganar el Mundial '86.

Si no le mandás esto a 10 contactos más

te puede agarrar cáncer de zapatilla.

Te dejo +10.

Nicolás Igarzábal

Ensenada 47

|
Fumabas en el balcón
camuflada entre las macetas
mirando La Nada
y en esos segundos
que te espié
desde la cama
me di cuenta
que el más Lucky era yo.

Con vos
me saqué la generala
(estos dados nunca mienten)

Ahora vení:
abrazame,
acosame,
robame,
plagiame,
ripeame,
-que mis días
se enamoren de tus noches-

Canilla libre de besos,
picos de rating,
happy hour eterno,
polvo de ladrillo,
y Morrissey de fondo
cantando sobre nosotros.

Nicolás Igarzábal

Spinettalandia

|
Como todos los pibes de mi generación, de chiquito miraba "Cebollitas" y el DT del equipo se llamaba Don Lucero. Era un buenazo, todos los chicos lo adoraban. Muchos años después, ya de grande, cai en la cuenta de que ese nombre era un guiño spinettiano enorme. Es más: si hoy lo googleás te sale primero la tapa del disco (que tenía "Fina ropa blanca", temazo) y después la foto del actor. Siempre opté por pensar que ahí había algún guionista que era fanático encubierto.

Cuando me enteré de la muerte del Flaco me acordé de esta foto de acá arriba que me saqué hace unos años y de esa lágrima sobre la mejilla. Lo estudié mucho ese disco, me gustaba leer el sobre ya amarrillento con las letras, encontrar que en los créditos de "Figuración" aparece "Papo" en coros (así, con una sola "P"), fijarme la fecha de grabación, la dirección del club de fans (!) de Almendra, la de los estudios TNT. Esas huevadas.

Escuchar aquellos temas en vivo, 40 años después, en la cancha de Vélez fue sublime. Esa hermosa sensación cuando estabas viendo a Invisible y sabías que después se venía Pescado, después veías a Pescado... ¡y se venía Almendra! Mamita, qué fuerte. Noche mágica, sentado en la platea al lado de Julia González. Duró 5 horas. Cómo olvidarse la fecha: 4 de diciembre de 2009. Después me compré el boxset de CDs+DVDs y fui feliz.

El primer tema de Pescado que escuché en mi vida fue "Post crucifixión". Me acuerdo porque me pasé horas y horas sacando ese punteo de la intro. Me la mostró un profesor de guitarra que tuve en la adolescencia cuando intentaba enseñarme la escala pentatónica de La. Lo más básico del mundo. No progresé mucho. Una vez, ya en la facultad, le grabé un casete a una chica que me gustaba tocando temas del Flaco en mi casa. Guitarra, voz y REC. Más indie que eso no hay. "Tema de Pototo", "Los elefantes", "Bajan", "Rezo por vos", "Jardín de gente"... variadito. Nunca me dio bola. Y con bastante razón: esas desafinaciones eran imperdonables.

Me quedan los discos y los recuerdos de shows en el Coliseo, Alvear, teatro 25 de mayo, La Trastienda, Niceto y algún otro que se me debe estar escapando. Dante Spinetta me dijo una vez en una entrevista: "Mi viejo es Yoda". Y me pareció una definición perfecta. Se nos fue el maestro jedi del rock argentino, genio de la Galaxia. Buen viaje, teacher. Te vamos a extrañar.

El lugar más común de todos los lugares comunes

|
Me dijiste que vaya redondeando,
haciéndome el gestito con el dedo
como en la radio,
porque el rating minuto a minuto
de nuestra charla
se estaba yendo a pique.

Entonces tragué saliva
tartamudeé
y te dije
unas cuantas paparruchadas.
Me armé
todo un Cirque du Soleil
en la cabeza
con los acróbatas
y los malabaristas
incluidos.

Me puse cursi,
te hablé de una escena de Nothing Hill
y me sentí el más gil.
Te tiré por la cabeza
un montón de frases hechas,
el lugar más común
de todos los lugares comunes.

Que sos la mina perfecta,
la más linda, la más copada,
que sos más buena que el Actimel,
que te quiero hasta el infinito punto rojo
y que -obviamente-
no podemos seguir juntos.

Me sentí un parásito,
te manoseé tanto el corazón
que me recibí de cirujano.
Tiré toda la carne al asador
y me quedé sólo con las brasas.
Se me derrumbó el Jenga.

En ese momento
se me hizo un nudo en la garganta
tan, tan grande
que hasta el día de hoy
nunca pude desatar.

#Mi semana

|


Pavimento

|
Mis zapatillas ya tienen astillas.

Mis auriculares son como radares.

La gente boyea por las calles apurada.

Una anciana arrastra su carrito lleno de papas.

Una chica riega los malvones del balcón.

Los estacionamientos se manchan de aceite.

Un portero silba un tango.

Las heladerías se quedan sin sambayón.

Los gatos revuelven la basura.

Las plazas con rejas son cárceles viejas.

Una nena cruza de vereda sin mirar.

Los aire acondicionados gotean en las cabezas.

Alguien pregunta por la calle Laprida.

Una chica habla de breteles.

Un grafitti en la pared dice "Sobrio no te puedo ni hablar".

Los semáforos nos guiñan el ojo.

Los ascensores chillan de dolor.

El noticiero marca 37 grados centígrados.

La ciudad se derrite

y yo

con mi subjetividad objetiva

lo capturo todo.

Si pudiera cogerme a Buenos Aires

empezaría por Recoleta

y bajaría con la lengua

hasta San Telmo.

¿Qué se puede hacer salvo ver películas por Cuevana?

|
I)
Hay momentos
en que nuestra vida se parece
a una sitcom americana.
El problema es
cuando se apagan las luces
y vos seguís escuchando
risas sobre tus pasos.

II)
Terminó El Elegido.
Otra novela de Echarri
que no veo.
Flawless Victory.

III)
Esa noche
en el Abasto
mirábamos Volver al Futuro
armados apenas
con un paquete de papas fritas
y era bastante parecido
a la felicidad.

IV)
Claudio María Dominguez dice:
hacete cargo.
Bernardo Stamateas dice:
vos también podés.
Ari Paluch dice:
pensá en positivo.
Yo digo:
¡que se vayan a la mierda!
Y apago el televisor.

V)
Sábado a la noche,
tu novia en la cama
y un kilo de helado,
chocolate con almendras:
¿Qué se puede hacer
salvo ver películas
por Cuevana?

Acqua System

|
El agua está muy caliente,
no podemos seguir así:
uno de los dos
va a tener que sacrificarse
y salir a patear calefones.

Las gotitas repiqueteando
-como hormigas- en la nuca,
vapores, mamparas empañadas
y besos de Head & Shoulders.

Así diseñamos
nuestro propio Acqua System
para ahorrar agua
bañándonos juntos,
todas las mañanas
antes de las tostadas.

Mi toalla ahora es tu toalla.

Los muchachos de Greenpeace
estarían orgullosos.

Despedida del año

|


Bar de Rodney, Rodney al 400, esquina Jorge Newbery, frente al cementerio de Chacarita.

Leen los poetas que participaron este año:

* Nico Castro ramonea
* Nicolás Igarzábal tira juventud 2.0
* Ceci Mtz Ruppel se hace la cursi
* Gaby Bex mete magia
* Sebastián Matías Oliveira (Oli) rollinguea y sonríe
* Goyeneche viene de Puan
* Carlos Caposio lee amor
* Shusheta mete gracia
* Ignacio Molina recita serio para CFK
* Felipe Saez se compenetra y flashea
* Jimena Arnolfi arroja feminidad
* Julia González le habla al bar

+ Bonus Track:

* Camilo Sce te acusa de rati
* Nico Reichman está indeciso y por las dudas toma

Haikus 2.0

|
(haiku = 5 sílabas + 7 sílabas + 5 sílabas)
#1
Un mensajito
con puntos suspensivos
busca problemas.

#2
Cuevana rima
con fin de semana
Hoy no salgo, no.

#3
Te lo digo así:
sos mi spam preferido,
puro amor vos.

#4
Si tenés un blog
quedaste de suplente.
Retirate ya.

#5
Todas las madres
responden los mensajes
siempre con un OK

#6
Premio Nobel para
el creador de Poringa.
Se lo merece.

#7
El chat de Facebook
es el chamuyo previo:
vení, putita.

#8
Twitter es como
Polémica en el bar
sin viejos fachos.

#9
Todos alguna vez
nos buscamos en Google.
Narcisos, obvio.

#10

Facebook es el plan
de los que solamente
te quieren coger.

#11
Los pescadores
no pueden pescar nada
con redes sociales.

#12
Si firmo besos
vos date por garchada.
Dale que querés.

#13
Actualizate:
no te venden un buzón,
te venden un mail.

#14
Los twitteros son
la orgía digital
que no la pone.

#15
Da medio gato
poner cuántos idiomas
hablás en Facebook.

Nicolás Igarzábal y Lucía Eisenschlos

#Mi semana

|

Sube

|
Me podría haber sentado en el primer asiento pero elegí el del fondo. El colectivero escucha Los Redondos a todo lo que da y saluda a su compañero de la otra línea cuando frena en la esquina. Se ríen, hablan del 7 a 1 de River, de que Juan Carlos no fue a trabajar hoy porque fue papá, y terminan arreglando para armar un asadito el fin de semana con los muchachos. Todavía no saben quién llevará la carne y quién el vino, eso lo resolverán recién en el próximo semáforo. Sobre sus espaldas, las monedas giran y giran como un zamba dentro de la máquina de boletos. La música sigue, ahora se escucha: ¡ensayo general para la alarma actual, teatro antidisturbios!

La chica que lee a Murakami agarrada del pasamanos tiene las mismas zapatillas que yo. Hay otro chico al lado que está con su Ipod siguiendo el ritmo de la música con su batería imaginaria. Un bebé llora sin consuelo y amenaza a su madre con un muñeco de G.I. Joe. En la otra mano tiene un helado de agua sabor frutilla. Una pareja viene del cine, se huele desde acá: esos pochoclos están tan rancios como su relación. Tengo en la mochila un libro de Enrique Symns y otro de Osvaldo Lamborghini, todavía no sé con cuál me voy a gatillar la cabeza primero. El Rulo ya debe estar por Constitución y Romi, en Almagro.

Las calles están atestadas de propagandas políticas (spam urbano). Todos los candidatos piden un cambio. Un cambio de modelo, de make-up, de zapatos. "¡Cambio, cambio!", grita el chanta de la galería con dólares en la mano. "Ch-ch-changes!", canta Bowie. La vida te cambia, el trabajo te cambia, los amigos, el amor. Viajar te cambia la perspectiva. Y todos cambiamos para no cambiar nada, porque en el fondo siempre vamos a ser lo que fuimos a los 18, 19 años cuando todavía no sabíamos qué carrera seguir en la UBA. Scioli cree en mí, Alfonsín cree en mí, De Narváez cree en mí, todos creen en mí.. ¡Y yo no creo en nadie! Yo creo que están todos del tomate, esa es la verdad.

Caen algunas gotas en mi ventanilla. Llueve sobre Juan B. Justo y en la YPF de Cabrera alguien compra un alfajor y se mancha los dedos con chocolate. El Metrobús tajea a la avenida, la corta por el medio como una cicatriz que sangra pasajeros. Los taxis escupen gringos en cada esquina y cobran tarifas en dólares: Welcome to Palermo Hollywood. Las chicas salen de los boliches todas transpiradas y con aliento a New Age. Cuando el patova abre la puerta, se escucha "I will survive" de Gloria Gaynor. Unos chicos quieren colarse y provocan unas roscas que suben el rating de tu televisor. Las alcantarillas se toman el agua de a sorbitos mientras la gente espera el colectivo fumando.

Nunca se me dio por el cigarrillo. Fumar es más cinematográfico. Si fumara podría hacer círculos con el humo y soplárselos en la cara a mis enemigos. O podría formar corazones y tirarles una flecha, para conquistar a alguien. Si fumara podría usar un Zippo y hacerme el canchero, tendría más temas de conversación, podría romper el hielo pidiendo fuego a cualquier desconocido, o podría convidarles a las chicas de todas las fiestas del mañana. Si fumara podría apartarme de las reuniones cuando se tornan aburridas para irme al balcón. Si fumara podría dejar a mi esposa con la excusa de ir a comprar puchos. Si fumara podría haber mitigado la ansiedad en la parada.

Pero ya es tarde. Hay onda verde por Gaona y el chofer pide a los gritos que se corran para el fondo que no hay lugar. Fernando y Cecilia se conocen en el tercer asiento, se enamoran, se casan, tienen dos hijos y se divorcian antes de llegar a Nazca. Sobre el cartel de la calle Espinosa alguien escribió con liquid paper "Ricky no se murió". Todavía puede leerse. La barrera está baja, los trenes caminan sobre xilofones oxidados. El bondi sigue hasta Liniers y yo me bajo en Flores, aunque en realidad, nunca me haya subido.

Nicolás Igarzábal

Invitación

|
domingo 30 //// 18.00 horas
ciclo LIVING vol. 30
FESTIVAL DE POESIA
[ festejando las 30 ediciones ]
[ festejando los 3 años de NB ]

poetas confirmados:

• malén DENIS
• felipe SÁEZ RIQUELME
• martín ARMADA
• juan XIET
• fernando BOGADO
• carla SAGULO
• nora FIÑUKEN
• federico FAHSBENDER
• mariana MANA BUGALLO
• ezequiel ÁBALOS
• walter GODOY
• cecilia MTZ RUPPEL
• sol FANTÍN
• emanuel FREY CHINELLI
• jimena ARNOLFI
• nicolás IGARZÁBAL
• camilo SCE
• éric BARENBOIM
• uriel NICOLÁS
• michel NIEVA
• mariana KRUK
• sofia LINO
• julia GONZÁLEZ
• juana SINMÁS
• natasha DELIGIANNIS
• ume ZEEB
• nico REICHMAN
• sebastián GOYENECHE
• grau HERTT

musicaliza la velada:
MUSHI MUSHI ORQUESTA [uruguay]
http://www.myspace.com/mushiorquesta

cierra la noche:
selector TUPA TUPAC
[ cumbia + latin + viya set ]

+ FERIA de libros y discos
+ BARRA de comidas
+ PROYECCIONES
+ SORPRESA editorial

domingo 30 oct
desde las 18.00 hasta el final

CLUB del MUNDO
av. corrientes 3439

ilustración:
LOUISE TOYER //// www.laronde.com.ar/

link:
http://www.facebook.com/event.php?eid=278308882202016

info:
http://NULUBONSAI.com.ar

Señal de ajuste

|
La poesía respira,
tiene sístole & diástole
y hasta glándulas sudoríparas.
La poesía está en la calle
y en los bares,
en los camiones de la ruta,
en el último asiento del colectivo.
Nunca en los libros.

La poesía no viene envasada,
no tiene proteínas, ni vitamina C.
No te ayuda contra el tránsito lento.
Hay poetas anoréxicos
que vomitan todas sus obsesiones
sin bajar un sólo kilo.

La poesía es lo más honesto que hay:
corazón, insomnio y Microsoft Word.
Hay que desvestirse para escribir,
mostrarse tal cual sos,
nada de máscaras ni escafandras.
Ningún poeta fue buzo.

La poesía
tiene que molestar,
como un mosquito turro
zumbándote en la oreja.
La poesía tiene
que meterte un dedito en el culo
y cogerte de dorapa
contra la pared.

La poesía es buena copiloto,
esquiva los pozos depresivos
y evita que salgas despedido
por la ventanilla
como un Crash Dummy.

La poesía no es de nadie
y es de todos.
Mía, tuya
y de cualquier organismo pluricelular.
Flor de puta la poesía.

La poesía
en Times New Roman 12
no es poesía.

Hay poesía en los bordes de la pizza,
en el relleno de la chocotorta,
en la garrapiñada de Constitución,
en los tiros libres de Riquelme,
en el spam de tu email.

Hay poesía en los chimentos de la Paparazzi,
en el video porno de Silvina Luna,
en las colas Reef,
en los descuentos de Groupon,
en las placas de Crónica,
en la señal de ajuste.

La poesía sirve como desodorante,
protección total las 24 horas del día,
nunca te abandona, nunca te deja a pata,
nunca se queda sin crédito para llamarte.

Acordate:
los amores pasan,
los poemas quedan.

Nicolás Igarzábal

Simulacro de incendio

|
Es verdad,
nuestros pijamas
no son nada sexies,
están deshilachados,
tienen agujeros
y los elásticos flojos.

El mío es de Francia 98
con el gallito del mundial,
vos tenés uno de Mickey,
todo desteñido
que me encanta.

Te miro de reojo,
un cameo rápido
mientras te cambiás
y pienso en sacar pasaje,
armar las valijas
e irme a vivir
a uno de los lunares
de tu espalda.

Simulacro de incendio
enredados
entre tus sábanas,
después arden las llamas
y el detector de humo
que chilla como loco.

Doble carne, doble beso
y a bailar desnudos
sobre las brasas
de la cama
como faquires del amor.

¡Fuego, fuego!

Los bomberos
derriban las puertas,
los vecinos
evacúan sus casas,
el techo
se cae a pedazos
y nosotros
nos reímos
a carcajadas
como cada noche
con la cajita de fósforos
escondida debajo del colchón.

Nicolás Igarzábal

En el camino

|

#Mi semana

|

El desafío de la blancura

|
el sexo es confusión
mind games together
final fantasy VII
calentamiento global
erecciones legislativas
jacuzzi al pasado
tocka records
manos libres
chupa chups
pettinato
juntos por un amiguito
el desafío de la blancura
maría
josé
y el pesebre
cuentos de la selva
lenguas vivas
boquitas pintadas
sticky fingers
touch me, touch me!
el condensador de flujo
prime time
richards y jagger
sancamaleón
saliva
misioneros
cordobeses
chaqueños
más saliva
cabalgatas
jockey club
goles de chilena
de cabeza
de taquito
dale
dale
ahí
panzazos
gemidos.com.ar
cosquillas
explosión
torrente 4
terremoto
3.9 escala richter
tsunami
lava ardiente
la serenísima
vía láctea
marlboro box
frigobar
fin del turno
80 pesos

Superpullman fila 4 asiento 18

|
Estás viendo al mundo pasar
ahí sentado
en tu superpullman de ansiedad
butaca reclinable
con apoyabrazos
fila 4 asiento 18
pasillo

Estás apagado,
sos un fernet
con coca light,
no te levantan el ánimo
ni con dos poleas,
la marea de tu cuarto
te está ahogando.

Vas y venís,
fade in-fade out,
parado al costado de la ruta
con las balizas puestas
haciendo dedo
para que alguien
te suba
y te lleve
a la estación de servicio
más cercana
a cargar nafta
y optimismo

Sos más inestable
que el Windows,
siempre tropezás
con la misma cáscara de banana,

ya tenés los pitucones gastados
de tantas caídas
,
ya hiciste tu rutina
frente al público,
tu varieté de bajones,
ya imprimiste
una resma de mambitos A4.

Tenés que escapar
de tu Alcatraz mental,
cargar tu valija
con 2 o 3 veranos
y dar la vuelta al mundo
en 80 discos.

Tenés que meter
todos tus dramas
en la Moulinex,
encenderla
y comértelos
de a pedacitos.

Date cuenta que estás vivo
que ese torrente rojo
que te corre por las venas
no es daikiri de frutilla.

Empezá fijándote
en las cosas chiquitas
que hay a tu alrededor,
los detalles son deliciosos,
no te olvides:
que el bosque
no te tape el árbol.

Nicolás Igarzábal

Oda a las bacterias de las barandas y los pasamanos

|
Ni todas las bacterias y microbios
de las barandas y los pasamanos
van a impedir que te encare
en esta fiesta indie
y te lleve a mi departamento
a escuchar los discos de los Smiths
y abrazarte toda la noche
hasta que se vuelvan a juntar.

Stop me if you think
you've heard this one before!

Max 15 unidades

|
Contar los productos
uno por uno
mientras hago la fila
del supermercado,
mirar a mi alrededor
y acordarme
por un instante
de ese chico que fui,
ese pibe que tomaba envión
y se colgaba del changuito,
atravesando de punta a punta
la góndola de los fiambres
a toda velocidad,
sin saber que estaba corriendo
una carrera de Fórmula 1
contra el paso del tiempo.

#Mi semana

|


Despedazados por mil hi-hats

|
I)
Agarro el bidón de nafta
me rocío en todo el cuerpo
saco el encendedor del bolsillo
y te amenazo, te grito
desde abajo de tu ventana
que si no me querés más
si me vas a dejar por el boludo ese
me prendo fuego,
arde Troya
y la seguimos
en el Pirovano.
Te dije -te lo advertí-
que mi baterista preferido
siempre fue Bonzo
de Led Zeppelin.

II)
Fue la peor decisión de tu vida.
Te tiraste directo a la pileta
como Keith Moon en los '70,
sin saber qué iba a pasar,
y ahora te lamentás.
Cuando estés en silla de ruedas
babeando, cagándote encima
en el geriátrico de las almas perdidas
y te tengan que cortar la comida,
ahí te vas a acordar de mí
y vas a darme la razón.

III)
Manal estaba zapando adentro de mi placard,
te lo juro por mi vieja, en serio.
Tocaron "No Pibe" y "Una casa con 10 pinos"
entre mis camisetas recién planchadas.
Javier Martínez me preguntaba
qué tema quería escuchar y me invitó
a cantar "Blues de la amenaza nocturna"
arriba de una montaña de jeans.
Manal estaba zapando adentro de mi placard.
te lo juro por mi vieja, en serio.
Hasta que explotó la bomba
sobre el fondo amarillo eterno
y salimos todos volando,
despedazados por mil hi-hats.

Bohemia Central

|
Somos los bichos raros,
los locos lindos,
los autogestionados sin auto,
la generación Flickr,
los cabeza de blogspot,
los que buscamos tablaturas en Lacuerda.net

Somos los que escribimos canciones
y nunca se las mostramos a nadie,
los que todavía compramos libros
en la calle Corrientes,
los que seguimos a bandas under
que no conoce nadie
y chusmeamos los puestos de discos,
los alérgicos al gimnasio.

Somos los que preferimos La Academia
antes que cualquier Starbucks con wi-fi,
los románticos de la línea "A",
los impuntuales de siempre, los desordenados,
los que tomamos el amor sin sacarina,
y desconfiamos hasta de la lluvia,
los freelancers, los noctámbulos, los Nokia 1100.

Somos los que nos levantamos tarde
y almorzamos las sobras de la cena anterior,
los que vamos al Gaumont
a ver pelis nacionales chotísimas,
los que siempre nos toca ir al arco,
los fanas de Flopa-Manza-Minimal.

Somos los que nunca vamos a bailar,
los silloneros, los after nada,
los que planeamos revoluciones
en cada bar de la ciudad
que nunca haremos,
revoluciones que no serán televisadas,
ni siquiera colgadas en You Tube.

Somos melómanos, solitarios, ermitaños
y conocemos bien Bohemia Central,
la ciudad checa cerca de Praga,
aunque nunca en la vida
hayamos ido a Europa.

Nicolás Igarzábal

Volver al Futuro 4

|
Te fuiste de repente,
así como si nada,
y no me dejaste
ni la Ñ del teclado.

Me acuerdo perfecto
de esa esquina de Gaona,
de ese abrazo frío,
auspiciado por Rolito,
de ese beso que no fue,
ese 124 que llegó demasiado rápido,
ese viaje con sabor a derrota,
con la mochila pesada,
llena de goles en contra.

Ahora entiendo,
varios meses después,
que éramos el agua y el aceite
-Villavicencio y Marolio-
en góndolas opuestas,
con el código de barras
arrancado
y la fecha de vencimiento
tachada.

Te pasaste de la raya,
hipocondríaca del amor,
y mostraste la hilacha:
al final resultaste una trucha,
más falsa que Volver al Futuro 4.

Te fuiste de repente,
así como si nada,
y no me dejaste
ni la Ñ del teclado.

Nicolás Igarzábal

3 de carne, 2 de jamón y queso, 1 de humita

|
Vivo en el Triángulo de las Bermudas porteño,
entre Flores, Paternal y Villa del Parque.
Mi barrio es como cualquier otro:
hay cerámicos en las veredas que se llaman baldosas,
en las panaderías se compran medialunas de manteca
y los porteros te baldean los pies a la mañana.

De chico remontaba barriletes
en un terreno baldío de Nazca y Neuquén.
Hoy está la Plaza de los Periodistas:
entre el arenero y las hamacas,
encontré tirada mi vocación.

En Gaona y Terrada resiste el Hospital Israelita,
que fundó hace un siglo mi bisabuelo, el Gran Zabotinsky.
En la esquina hay una estatua que lo recuerda
y que baja la mirada cuando paso,
por no haber seguido sus pasos
-ni su credo-

A la vuelta está El Sol de Galicia, famosa churrería
que te recomiendan los taxistas
que laburan de noche.
Abre todos los días, religiosamente, a las 3 AM
-la hora del bajón-

Cuando llueve, Juan B. Justo se convierte en Venecia
y el Metrobus es una góndola de lujo
con forma de fuelle de bandoneón.
En mi barrio no hace falta visa para entrar,
ni tener el pasaporte al día. Nada.

Hay una pizzería a la que llamo todos los domingos
para hacerle siempre el mismo pedido, anotá:
3 de carne, 2 de jamón y queso, 1 de humita.
Hay otra más grande en diagonal pero esa no vende fainá
-pecado mortal-

Al ferretero podés pedirle unos tacos fisher,
al zapatero unas plantillas para talle 38
y en el chino te dan caramelos como vuelto.
Martín vive a tres cuadras de mi casa,
y cuando paso por Helguera todavía me parece escuchar
los ladridos de "Lobo" detrás de la reja negra.

Mi barrio nunca sale en las noticias,
no tiene vecinos ilustres, boliches de onda
ni siquiera pibes que fumen paco
-cero rating-

Existen 12 líneas de colectivo a la redonda:
el 53 llega a Constitución,
el 133 pasa por Plaza Flores,
el 106 termina en Retiro
y el 124 te deja en la casa de Romi.
El 181 es, quizás, el peor bondi de Buenos Aires.

Sobre Nazca hay un gimnasio con vidrio a la calle
para que puedas ver a los musculosos que hacen cinta,
aplaudirlos, clap clap y tirarles maní.
Tenemos nuestra propia Salada en la calle Avellaneda
-liquidación total-

En mi barrio se sigue comiendo pastafrola,
y los videoclubs compiten con Cuevana:
ya vencieron a Blockbuster.
No quedan billares, canchas de paddle,
locales de videojuegos, ni teléfonos públicos.
Algunos cibers te ensucian el paisaje.

Hay una librería que vende unas viejas Teleclicks,
revistas Gente con un especial de hot jeans
y toda la moda de Pinamar '99 con Dolores Trull.
Al lado, la vidriera de un local de computación
te muestra un Sega MegaDrive a 100 pesos
-con el Sonic 3D-

Acá no llega el subte, no tenemos equipo de fútbol
ni bares cool, ni restaurantes de sushi.
Es una zona jubilada, barrio Pami.
Si tuviera un balneario -no tengo dudas-
esto sería San Clemente.

Sólo falta la banana inflable.

Nicolás Igarzábal

Las venas abiertas de Américo Gallego

|
I)
En el séptimo día,
el Señor se sacó las sandalias
destapó una Quilmes Bock
y se recostó en el sillón
a ver Independiente-Racing.
Todo lo que siguió después
-incluídos nosotros,
Bochini, el Palomo Usuriaga
el Coco Basile, el avioncito de Rambert
y los comentarios de Perfumo-
no es más que su resaca,
la resaca de Dios.

II)
Darwin investigó
durante años y años
hasta llegar a la conclusión:
el hombre desciende del mono Burgos.
Sobrevivimos varios siglos
trepando a los arcos,
atajando bananas,
y cuidándonos de no ser devorados
por una manada de Chilaverts hambrientos.

III)
Yo te hablaba del amor verdadero
como Romeo y Julieta,
El Quijote y Dulcinea
Clark Kent y Luisa Lane,
Pagani y Riquelme,
la Suller y el plantel de San Lorenzo.
Pero vos eras inmutable
-sangre de estatua-
más fría que una heladera Whirlpool
enterrada en el medio de la Antártida
en pleno mes de julio.

IV)
¡Histórico!
gritaban las tapas de los diarios
con Carrizo desconsolado,
manchando todas las páginas
con sus lágrimas,
después de ese domingo negro
en que El Monumental ardió
como la Roma de Nerón.
Sí, River se fue a la "B".
El Beto Alonso se enfureció,
Ramón Diaz tuvo un panic attack
y hasta dicen que Américo Gallego
intentó cortarse las venas
con una Gillette,
pero no pudo -no tuvo coraje-
de tan gallina que es.

Prosegur

|
Mis ideas más locas y peligrosas
están encerradas en El Borda,
bajo estricto tratamiento.
Pienso que los ventrílocuos
son pedófilos en potencia,
que Temaikén
es el cabaret de los zoofílicos
y que Dárgelos es virgen.

Mis convicciones son de porcelana fría,
vienen embaladas en cajas
con la cinta de "frágil".
Para mí las cosas
son blanco o negro:
el gris sólo existe
en la paleta del Paint.

Mi furia tiene llave de seguridad,
para que no salten los fusibles.
Odio los chicles debajo de los asientos,
la coca light, las plazas con rejas,
todos los novios
de todas las chicas que me gustan,
el pibe que escribe
las sinopsis de las películas
atrás de las cajitas,
y odio -especialmente- a Julián Weich.

Mis nervios están pegados
con cinta scotch,
y pueden derrumbarse
como un castillo de naipes
con tal sólo un soplido.
Nunca peleo de verdad:
soy sparring de alma.

Mi autoestima se ve borrosa,
tengo que ajustarle el tracking
porque vine ciclotímico de fábrica
y mi ego hay que armarlo día a día
como un puzzle de 500 piezas.
No busco fama, ni dinero:
no quiero ser tu poeta favorito,
tu wallpaper, tu página de inicio.

Mi ansiedad es un perro pekinés,
babeando y oliendo culos de otros perros
detrás de un plato de Eukanuba.
Me paso la vida con la espuma en la boca
esperando el bondi, las vacaciones, el aguinaldo
el fin de semana, el delivery de la pizza,
la cuenta del bar, la cola del banco
los shows, los llamados, el entretiempo,
los comments de cada post,
el turno del dentista,
las 12 en Noche Buena.

Mi memoria es una pared de salpicré,
los recuerdos de mi infancia
están guardados en un camión Prosegur,
custodiado por tres agentes de seguridad
armados hasta los dientes.
Ahí viajan los abrazos de mis abuelas,
los recreos jugando con la Macu,
los cumpleaños en Winter,
las tardes de Supercampeones por Telefé,
y esos viajes en subte en la ventanilla de adelante.

Mis confusiones están en una oficina de objetos perdidos
con amores descatalogados, decisiones incorrectas,
comentarios desubicados, torpezas, descuidos
y una avalancha de pifies y desafinaciones
que siguen programados en repeat.
Tengo tantos muertos en el placard
que no me cierra la puerta.
Hay días en que me gustaría renacer
para poner todos mis errores en fila
y dispararles uno por uno, como patitos.

Nicolás Igarzábal